CHILEAN ARCHITECTURE BIENNALE

El montaje se ciñe a la convocatoria de la bienal. Desde un comienzo y hasta el final del diseño se persigue la idea de trabajar con elementos reutilizables o reutilizados, desde la estructura del pabellón de las escuelas y sus revestimientos hasta los elementos de montaje y exposición al interior del museo. El primero, en base a andamios, se trabaja a modo de una jaula de planta libre sobre la plaza, liberando la mayor cantidad de espacio público para otras actividades tangentes a la bienal. El exterior del pabellón es un tejido de flejes de aluzinc de segunda selección provisto por Hunter Douglas, material que aunque es reciclable, el consumo energético del fundido para dicho reciclaje es tan alto que llega a ser de menor costo medioambiental descartarlo. Hunter Douglas abre una posibilidad entonces de reutilizarlo ahorrando energía, convirtiéndose este elemento posteriormente en un potencial producto de primera línea. Así mismo, el pabellón tendrá en su interior una alfombra provista por InterfaceFlor compuesta por fibras que han sido recicladas hasta en un 80%. Una vez finalizada la bienal, el 100% de los elementos usados en este pabellón serán reutilizados.Las muestras al interior del MAC han sido dispuestas en los salones principales del museo. Las obras serán expuestas sobre un muro de 160 cms. de altura desarrollado en el centro de cada sala, de modo de no tocar las paredes del edificio. El muro, compuesto por bloques macizos de cartón corrugado de 40 cms., desprende de estos módulos el mobiliario de las salas dejando vanos en los que se ubicarán maquetas y gráficas impresas sobre el mismo soporte en formatos de 40x40, 40x80 y 40x120 cms. Los bloques de cartón corrugado no van pegados entre si, actuando sólo por peso, lo que posibilita desarmar el muro y rearmarlo nuevamente en otro lugar. La composición de los formatos en los distintos bloques genera a su vez la opción de hacer una versión reducida de la muestra que se espera viaje a regiones antes de su reciclaje.